ıllı Portal sobre Películas, Cine y Televisión (2018)

Portal wikinfo sobre peliculas, sinopsis, tráiler, estreno, actores y personajes. Noticias, Críticas y Comentarios

 !Selecciona tu Idioma!

Las Mejores Películas de todos los Géneros:

ıllı Película My Fair Lady (1964)

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

peliculas, cine y television

salud  My Fair Lady (1964) 


La acción empieza en la ciudad de Londres, en mil novecientos doce. Una tarde lluviosa en Covent Garden, al salir de la ópera hallamos a Henry Higgins (Rex Harrison), un insolente, irascible y misógino maestro de fonética que piensa que el habla de una persona determina su porvenir social. Alardea de ello frente al Coronel Hugh Pickering (Wilfrid Hyde-White), asimismo especialista en fonética y seguidor de sus métodos, asegurando que puede educar a cualquier mujer a charlar con propiedad hasta el punto de hacerla pasar por duquesa en el baile anual de la embajada. Para esto le enseña como un ejemplo a una joven florista callejera llamada Eliza Doolittle (Audrey Hepburn), con un fuerte acento cockney: la mujer ha sufrido un incidente con el público que salía de la ópera, se ha airado y no para de lamentarse por esta razón.


Eliza se dirige al día después a la casa de Higgins para percibir clases de dicción. Su ambición es trabajar en una floristería, mas su acento le impide llegar tan lejos. Solo puede pagarle un chelín por clase, estando Higgins habituado a clientes del servicio con mayor poder adquisitivo. El Coronel Pickering, que está con Higgins, se siente intrigado por la idea y apuesta a Higgins todos y cada uno de los gastos del experimento a que no logra hacerla pasar por una dama de la alta sociedad en 6 meses, reto que Higgins admite.


El padre de Eliza, Alfred P. Doolittle (Stanley Holloway), basurero de profesión, se presenta 3 días después deseando resguardar la dignidad de su hija, mas realmente solo busca sacar algo de dinero a Higgins, que lo soborna con 5 libras esterlinas. Higgins queda impresionado con la franqueza del basurero y su don natural para la oratoria, y singularmente su falta de principios. Doolittle se justifica diciendo que no puede permitírselo. Higgins aconseja entonces a Alfred Doolittle a un estadounidense rico interesado en alegatos de principios morales.


Eliza se somete a distintas formas de progresar su dicción, como charlar con la boca llena de canicas. Al comienzo apenas avanza, mas cuando Higgins y Pickering están a puntito de tirar la toalla, Eliza vuelve a procurarlo y lo logra; de manera instantánea comienza a charlar con un acento británico estándar de clase alta.


Para probarla, Higgins la lleva al palco de su madre en el hipódromo de Ascot, donde causa buena impresión con sus modales refinados, mas amedrenta al mundo entero con un pequeño lapsus indigno al animar a un caballo a fin de que gane la carrera. Higgins, que desdeña la pretenciosidad de la aristocracia, disimula una sonrisa en ese instante.


Higgins por último la lleva al baile anual de la embajada, donde Eliza logra pasar de forma exitosa como una enigmática dama de la nobleza e inclusive baila con el príncipe de Transilvania. En el baile se halla con Zoltan Karpathy (Theodore Bikel), húngaro especialista en fonética instruido por Higgins. Tras una breve charla con Eliza, certifica que es de sangre azul. Esto hace la noche más entretenida a Higgins, que siempre y en toda circunstancia ha visto a Karpathy como un aprovechado y un fraude.


Después de todo el ahínco que ha hecho, Eliza no recibe reconocimiento por la parte de Higgins y Pickering; todas y cada una de las loas son para Higgins. Esto y el trato servicial que Higgins espera de ella, singularmente la indiferencia sobre su porvenir, hacen que Eliza abandone la casa, dejando al maestro intrigado por su ingratitud.


Acompañada por Freddy Eynsford-Hill (Jeremy Brett), un joven que conoció en Ascot y que se ha enamorado de ella, Eliza retorna a su viejo ambiente en Covent Garden, mas descubre que con sus modales refinados, su acento y sus vestidos de marca no encaja allá. Halla a su padre, que había recibido una gran fortuna del millonario estadounidense al que Higgins le había recomendado, y está preparándose para casarse con la madrastra de Eliza (siente que Higgins lo ha arruinado, puesto que ahora debe regirse por unos principios morales). Eliza se va y asiste a la casa de la Señora Higgins, la madre del maestro, que está muy disgustada por el comportamiento de su hijo.


Higgins halla allá a Eliza al día después, y también procura charlar con ella y persuadirla de que vuelva. En una dura discusión, el ego de Higgins se siente dañado cuando Eliza anuncia que va a casarse con Freddy y a transformarse en la asistente de Karpathy, puesto que Higgins no solo desdeña a Karpathy, sino asimismo considera a Freddy patético y también impropio de los nuevos estándares de Eliza. Eliza se siente satisfecha de hacer probar a Higgins su medicina, y lo rechaza. Higgins acepta que en lugar de una carga a sus espaldas es una fuente de fortaleza, y que le agrada de esta forma, mas se va diciendo que jamás volverán a verse.


Tras una discusión con su madre, donde decide que no precisa a Eliza ni a absolutamente nadie más para ser feliz, Higgins se va a casa insistiendo en que Eliza volverá a él arrastrándose. No obstante, se percata de que se ha habituado a su semblante («grown accustomed to her face»), y lo único que le queda de ella son grabaciones de sus lecciones de dicción que puede poner en el fonógrafo. Entonces, Eliza aparece de pronto en la casa.


En la obra teatral Pigmalión, Eliza deja claro que se marcha a desposar con Freddy Eynsford-Hill. Shaw escribió después un ensayo en el que explica por qué razón es imposible que la historia acabe con Higgins y Eliza casados, si bien proseguirían en contacto toda la vida. Higgins jamás se muestra presto a casarse con Eliza. Cara el final de la obra original, observa un futuro donde Pickering, y van a ser 3 solterones viviendo juntos en lugar de 2 hombres y una imbécil muchacha:


Este final alternativo en el que se reconcilian es el de la película de mil novecientos treinta y ocho Pigmalión, con Leslie Howard como actor primordial masculino.


Andrews en frente de Hepburn


Julie Andrews había sido la compañera de reparto de Harrison en el teatro, interpretando el papel de Eliza en Broadway y en West End, mas pese a la presión del argumentista y argumentista Alan Jay Lerner, Jack Warner, de la compañía Warner Brothers, insistió en dar el papel a Audrey Hepburn en la película, puesto que era ya una estrella reconocida de la pantalla, al tiempo que Julie Andrews no se conocía en el cine.Elizabeth Taylor asimismo luchó por este papel, que al final no logró.


Las consideradas para el papel fueron Vanessa Redgrave, Leslie Caron, Audrey Hepburn, Shirley Jones, Angela Lansbury y Elizabeth Taylor, si bien todas y cada una habían hecho un acuerdo con el resto actrices de rehusar el papel a fin de que este fuera de Julie Andrews. Una vez que Audrey Hepburn rechazó el papel, Elizabeth Taylor anunció que actuaría en la película. Velozmente Audrey Hepburn admitió el papel, puesto que consideraba a Elizabeth Taylor poco admisible en el papel de una chavala inocente.


El Óscar a la mejor actriz que recibió Julie Andrews en mil novecientos sesenta y cuatro por Mary Poppins y la carencia de nominación de Audrey Hepburn, conforme se cree por haber sido doblada por Marni Nixon en las canciones, fue visto como muchos como la revancha de Julie Andrews, si bien las dos actrices han negado que existiese odio alguno entre ellas.


Tres años después, cuando Warner Brothers ofreció a Julie Andrews el papel de Ginebra en la adaptación cinematográfica del musical Camelot de Lerner y Loewe, papel que asimismo había interpretado en Broadway con enorme éxito, Andrews solicitó siete millones de dólares americanos, rechazando ciertamente el papel. Vanessa Redgrave fue entonces la encargada de interpretar el papel, si bien aceptó que si Julie Andrews hubiera querido hacer ese papel, lo habría logrado indudablemente.


Orden de los números musicales


El orden de las canciones se prosiguió fielmente, salvo para “With a little bit of luck” (“Con un tanto de suerte”). Es el tercer número musical en la obra teatral, mas en la película es el cuarto. Además de esto, la canción está dividida en 2 partes en la obra, la primera cantada cuando Eliza da a Alfred una parte de sus ganancias, ya antes de tomar la resolución de ir a percibir clases de Higgins; la segunda parte la canta Alfred Doolitle al enterarse de que Eliza vive con Higgins. En la película, toda la canción la canta tras el número musical “I'm an ordinary man” (“Soy un hombre normal”).


El instrumental “Busker Sequence”, que abre la obra tras el “Preludio” (“Overture”), es el único número musical omitido en la película.


Tras percibir las pistas grabadas por Audrey Hepburn, y sin hablarlo con ella, el equipo de producción organizó una audición para buscar una voz que doblara a Audrey Hepburn en las canciones, resultando escogida la soprano californiana Marni Nixon, que grabó todas y cada una de las canciones completas salvo “Just you wait”, donde se escucha la voz de Audrey Hepburn tal como en la mayoría de la canción, excluyendo una transición melódica cantada por Marni Nixon. Marni Nixon firmó guardar secreto por su participación y no recibió reconocimiento alguno en los títulos de crédito. No obstante, la información de que Audrey Hepburn sería doblada en las canciones terminó por filtrarse a la prensa.


Algunas de las interpretaciones originales de Audrey Hepburn para la película fueron publicadas en los años mil novecientos noventa, dejando al público juzgar si el doblaje verdaderamente era preciso. De manera especial, sus interpretaciones de las canciones “Wouldn't it be loverly?” y “Show me” están libres en los contenidos extras del DVD publicado en mil novecientos noventa y ocho. Si bien menos publicitado, Jeremy Brett (Freddy Eynsford-Hill) asimismo fue doblado en las canciones por Bill Shirley.


Rex Harrison rechazó grabar anteriormente sus números musicales, explicando que jamás había cantado las canciones igualmente una vez para otra y, por consiguiente, no podría hacerlo de forma contundente haciendo playback en el rodaje, como habían hecho los protagonistas de los musicales desde el nacimiento del cine sonoro en Hollywood. Para dejar que Rex Harrison cantase sus canciones en riguroso directo a lo largo del rodaje, el estudio puso un micrófono inalámbrico en las corbatas, siendo el primer micrófono inalámbrico utilizado en la historia del cine. André Previn dirigió la versión final de la música escuchando la grabación de voz de Harrison, haciendo que el departamento de sonido ganara un Óscar por sus sacrificios.


Problemas de copyright


El directivo de CBS reunió los fondos para la producción teatral de Broadway a cambio de los derechos para la edición y publicación del álbum resultante mediante Columbia Records. Cuando Warner Brothers adquirió los derechos para la película en el mes de febrero de mil novecientos sesenta y dos por cinco millones de dólares estadounidenses, se acordó que los derechos de la película revertirían a CBS siete años tras el lanzamiento de la película.


La primera copia en vídeo VHS publicada lo fue por MGM/CBS Home Vídeo en mil novecientos ochenta y uno y reeditada por CBS/Fox Vídeo en mil novecientos ochenta y cuatro, mil novecientos ochenta y seis, mil novecientos noventa y uno y mil novecientos noventa y cuatro.


Warner Brothers es el dueño de los derechos originales de la película, que pasaron a CBS en mil novecientos setenta y dos. Desde mil novecientos noventa y ocho a dos mil ocho los derechos para editar la película en DVD pertenecían a Warner Brothers bajo licencia de CBS, al paso que CBS Television Distribution es la dueña de los derechos para emisión retransmitida por televisión. Esto transformó a My Fair Lady en la única película cuyos derechos de emisión pertenecen a CBS mas no ha sido distribuida por CBS Home Entertainment.


En los años noventa, los rollos de película original se hallaban degradados tras múltiples copias, y se temía su total deterioro. CBS descubrió esto tras ganar un par de años seguidos el premio al peor disco láser (DVD) del año. Los restauradores Robert A. Harris y James C. Katz, así como 20th Century Fox, cuya división de vídeo tenía los derechos de la filmoteca de CBS incluyendo My Fair Lady, fueron contratados con la intención de salvar la película. Tras meses de trabajo, lograron conservar la calidad de la imagen para futuras generaciones, lo que llevó a un reestreno cinematográfico de la película restaurada en mil novecientos noventa y cuatro por la parte de Twentieth Century Fox, fortaleciendo la popularidad de la película.


En mil novecientos noventa y cinco, los ejecutivos de Fox ofrecieron a los directores/productores Don Bluth y Gary Goldman, nuevos directivos creativos de Fox Animation Studios, la posibilidad de hacer una película de animación de My Fair Lady (mil novecientos sesenta y cuatro, Warner Bros.) o bien Anastasia (mil novecientos cincuenta y seis, 20th Century Fox). Bluth y Goldman escogieron Anastasia, que se transformó en el filme de animación de mayor éxito no producido por Disney en mil novecientos noventa y siete.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

INFORMACION COMPLEMENTARIA: Hoy en día, las películas se pueden alquilar, comprar, descargar o ver online en estos formatos: xvid, divx, mp4, h264, flv, mkv, avi, wmv, mov, dvdy blu-ray (2D/3D). Y, en calidad: full HD, 720p, micro1080p, 4k (original/vose). Y, en plataformas tan diversas como: torrent o cuentas premium en Netflix, HBO GO u otros servicios streaming. En cualquier caso, hay que tener en cuenta las leyes de propiedad intelectual y los derechos de autor.


mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


WIKI

  PELICULAS (Wikinfo) 

WIKI   BUSCADOR PELICULAS    

 

USUARIOS:

Hay 17 invitados y ningún miembro en línea

muebles, jardin y hogar

peliculas, cine y television

 

WEBs RELACIONADAS:

 peliculas, cine y television

Está aquí: Inicio > [ PELICULAS (WIKINFO) ] > ıllı Película My Fair Lady (1964)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas