ıllı Portal sobre Películas, Cine y Televisión (2018)

Portal wikinfo sobre peliculas, sinopsis, tráiler, estreno, actores y personajes. Noticias, Críticas y Comentarios

 !Selecciona tu Idioma!

Las Mejores Películas de todos los Géneros:

ıllı Película Lawrence de Arabia

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

peliculas, cine y television

salud  Lawrence de Arabia  


Este artículo o bien sección puede ser demasiado extenso(a).
Ciertos navegadores pueden tener contrariedades al enseñar este artículo. Por favor, considera separar cada sección por artículos independientes, y después resumir las secciones presentes en el presente artículo para de este modo poder reducir su tamaño.

La película se fundamenta en la participación de Thomas Edward Lawrence en la revuelta árabe, a lo largo de la Primera Guerra Mundial. Está presentada en 2 partes, separadas por un intermedio.

Primera parte

En mil novecientos treinta y cinco, T. Y también. Lawrence (Peter O'Toole), muere en un accidente montando su moto, al intentar sortear a unos corredores. Tras su entierro en la catedral de San Pablo, un cronista trata de conseguir creencias sobre aquel notable y misterioso hombre entre los asistentes que lo conocieron, con escasos resultados.


En mil novecientos dieciseis, a lo largo de la Primera Guerra Mundial, el entonces teniente Lawrence, enlistado en el Arab Bureau (inteligencia británica) estacionado en la ciudad de El Cairo, era conocido por su carácter inadaptado, su velada arrogancia ante sus superiores, y por sus extensos conocimientos, incluyendo la cultura árabe, de forma especial sobre el pueblo beduino.


Es mandado en misión de exploración diplomática, por el funcionario Mr. Dryden (Claude Rains) del Arab Bureau, para contactar al príncipe Faysal (Alec Guinness), que se hallaba en guerra con el Imperio Otomano que ocupaba sus tierras, entonces aliado del Imperio Alemán.


Con el grado de teniente, Lawrence emprende un largo viaje a través del desierto, en busca del campamento del príncipe Faysal, acompañado de un guía beduino, Tafas (Zia Mohyeddin). En el recorrido se detienen al lado de un pozo de agua para reposar y reabastecerse. Allá son sorprendidos por el Jerife Alí (Omar Sharif), un noble del clan de los Harish, que mata al guía, frente a la sorpresa de Lawrence, por tomar de su pozo sin autorización. El jerife le pregunta a dónde se dirige, y Lawrence le responde que procuraba el campamento del príncipe Faysal. Tras una discusión, Lawrence sigue su viaje solo.


Al cruzar un acantilado, es sorprendido por el coronel británico Harry Brighton (Anthony Quayle), estacionado en el campamento del príncipe Faysal como consejero militar. El coronel ya estaba enterado de su llegada y le recomienda a Lawrence que guarde silencio, haga su evaluación y se vaya. Prosiguen su camino y al llegar al campamento son testigos de un ataque aéreo de la aviación militar turca, que deja muchos fallecidos, frente a la impotencia del príncipe para contestar el ataque. Ya había perdido muchos de sus guerreros en un ataque frustrado a la urbe de Medina.


Más tarde, ya presentados y con el jerife Alí presente, Lawrence y el príncipe Faysal simpatizan, al probar Lawrence sus conocimientos y su forma de meditar. Las advertencias del coronel Brighton caen en el vacío. No obstante, el coronel recomienda al príncipe Faysal la retirada, para eludir mayores derrotas. El príncipe piensa que si la armada británica atacara Áqaba y lo proveyera con armas, la situación cambiaría en su favor. El coronel Brighton duda de que el gobierno británico ordene a su armada un ataque a Áqaba, cuando la guerra en Europa arrecia.


Lawrence piensa diferente y cree en un ataque sorpresa a la guarnición turca en el puerto de Áqaba, a sabiendas de que la artillería de costa está emplazada apuntando cara el Golfo de Aqaba, y que las defensas cara tierra adentro son enclenques. Después, le plantea al príncipe Faysal efectuar una expedición militar. Si consiguen conquistar Áqaba, ello significaría contar con un puerto de abastecimiento británico, fundamental para seguir la guerra. Le solicita cincuenta de sus guerreros, dirigidos por el jerife Alí. Deberán cruzar el desierto de Nefud, considerado inescrutable por exactamente los mismos beduinos. Si lo consiguen, muchos guerreros más se les unirán. El príncipe aprueba su plan, y emprende una retirada estratégica fuera del alcance de los turcos. En el camino, 2 desharrapados adolescentes se aproximan a Lawrence para ofrecer sus servicios como criados. Él los rechaza.


Se organiza la expedición a Áqaba y los expedicionarios parten cantando himnos guerreros. Sin que lo hayan sentido, exactamente los mismos adolescentes que habían ofrecido sus servicios a Lawrece, Daud (John Dimech) y Farraj (Michel Ray), los prosiguen. En un reposo en un oasis, los dos tratan de acercarse al agua, mas son sorprendidos por uno de los expedicionarios, Gasim (I. S. Johar). Por último y sin opción alternativa, Lawrence los admite a su servicio.


Llegan al desierto de Nefud y el jerife Alí organiza la travesía, descansando de día y marchando a la noche para eludir el sol candente. Conocedor de los riesgos de marchar por el desierto, el jerife sostiene un ojo puesto en Lawrence, quien ciertamente se queda dormido montando su camello. Consiguen cruzar el desierto, no obstante, Gasim cae agotado a lo largo de la noche, sin ser apreciado por el resto hasta cuando su camello aparece sin caballista. Tras una discusión entre Lawrence y el jerife, Lawrence retorna en pos de Gasim, lo halla y lo trae de regreso. Por esta acción se gana el respeto de todos y la amistad del jerife Alí.


En una charla, el jerife le sugiere que cambie su nombre a Al Lawrence, como una forma de identificarse con los beduinos. En un comienzo Lawrence se niega y le cuenta al jerife su historia familiar y su origen como hijo ilícito de Sir Thomas Chapman. El jerife lo entiende, y también insiste en que tome un nuevo nombre. Lawrence admite y se duerme agotado.


El jerife quema su uniforme, y al día después lo sustituye por ropaje beduino. El nuevo Al Lawrence decide dar un camino montado en su camello, vestido en sus nuevas ropas. Estando solo, empieza a correr haciendo flamear su ropas cuando súbitamente se halla con la mirada de un caballista beduino que lo observa con curiosidad. Se trataba de Auda abu Tayi (Anthony Quinn), el jefe del poderoso clan Howeitat, acompañado de su hijo.Auda afirma que la gente que está en su pozo, roba su agua y se va a encararlos. Lawrence se teme que reviente una riña sanguinolenta entre los 2 jefes, y se apura a correr tras ellos.


Efectivamente, tras un intercambio de duras palabras entre Auda y Alí, este último presenta a Lawrence como amigo del príncipe Faysal, mudando la actitud de Auda. Por último Auda los invita a su campamento para cenar. Esa noche, Lawrence y Alí consiguen persuadir a Auda de unirse a ellos en el ataque a Áqaba, sabiendo Lawrence que Auda recibe un pago por no oponerse a los turcos. Lawrence lo manipula hasta conseguir que Auda se les una en el ataque «por que de esta manera le place».


Ya acampados a ciertos quilómetros de Áqaba, una noche ocurre una disputa entre miembros de los 2 clanes, y uno de ellos muere. Los dos clanes se apartan y los Howeitat demandan venganza, lo que desataría un baño de sangre. Todo el proyecto semeja finalizar allá, mas Lawrence interviene y decide actuar de juez y verdugo, y de esta manera acabar con la disputa. El responsable es llevado ante él para percibir su castigo, y con sorpresa ve que se trata de Gasim, aquel guerrero a quien le había salvado la vida en el desierto de Nafud. Lawrence vacía su revólver en el cuerpo de Gasim, para entonces desamparar el sitio muy desequilibrado.


A la mañana siguiente, los dos clanes se lanzan al ataque de Áqaba y la conquistan. Lawrence procura comunicarse por telégrafo con El Cairo, mas Auda lo había destrozado, enfurecido al no hallar un tesoro en oro, del que Lawrence le había hablado. Este, para aliviar a Auda, le promete un sinnúmero de guineas de oro y también improvisa un voy a pagar que firma en nombre del rey de Inglaterra. A continuación informa que prosigue viaje a El Cairo, cruzando esta vez la Península del Sinaí, llevando la nueva de la caída de Áqaba a sus superiores, acompañado de Daud y Farraj.


El viaje es penoso y en la mitad de una tormenta Daud cae en un pozo de arenas movedizas y muere, dejando en el aflijo a Lawrence y a Farraj. Por último llegan al canal de Suez y son vistos y recogidos por militares británicos, que los dejan en las puertas del comando en la ciudad de El Cairo. Lawrence lleva al atemorizado Farraj hasta el casino de oficiales, provocando un tumulto entre sus camaradas por su apariencia sucia y harapienta. Pronto aparece un oficial, que resulta ser nada menos que el coronel Brighton. Lawrence le afirma que han capturado Áqaba.


Brighton lo lleva de manera inmediata frente al nuevo comandante general, Lord Edmund Allenby (Jack Hawkins). Juntos retornan al club de oficiales y en presencia de todos y cada uno de los oficiales, el general promete todo cuanto Lawrence le pide: armas, instructores, dinero, carros blindados, e inclusive cañones, para armar a las tropas beduínas, entonces se va del sitio. Lawrence queda solo, rodeado de sus compañeros de armas, que revientan en vítores y felicidades por la increíble proeza efectuada.


Más tarde, en privado, frente a la presencia del coronel Brighton y el funcionario Dryden, el general Allenby lo asciende a comandante. Lawrence rechaza el ascenso, mas el general afirma que es una resolución suya y también indiscutible. Lawrence desea una confirmación sobre los cotilleos que corren sobre los intereses británicos, que solo procuran sustituir al Imperio Turco en sus tierras. El general niega los cotilleos.

Segunda parte

Unos meses después, un cronista estadounidense, Jackson Bentley (Arthur Kennedy) visita Áqaba, donde se halla el príncipe Faysal y logra entrevistarlo. El príncipe, perspicazmente, lo notifica de la situación, al tiempo que logra descubrir cuales son los motivos de la presencia de Bentley en sus dominios. El cronista busca un «héroe» para sus lectores en U.S.A., que están en favor de la integración de su país a la Primera Guerra Mundial. El príncipe Faysal le afirma que, ciertamente, Lawrence es el «héroe» que busca.


Un tiempo después, Bentley se incorpora a las tropas irregulares beduinas, y empieza a reportear sobre sus acciones militares. Armados con fusiles y ametralladoras nuevas, mas sin artillería, los beduinos emboscan primordialmente los trenes turcos en la mitad del desierto, matando a los pasajeros y asaltando todo cuanto hallan. El mando estaba al cargo de Lawrence, mas las tropas le obedecían a Auda ibu Tayi. Tras cada ataque, los guerreros beduinos abandonaban el sitio, no sin ya antes dar las gracias y aclamar a Lawrence por el botín logrado. Asimismo participaban en las acciones el coronel Brighton al cargo de un vehículo blindado, el jerife Alí, y Farraj, como especialista en explosivos.


En una de las emboscadas, un oficial turco malherido, empieza a dispararle a Lawrence, hiriéndolo en un brazo. Auda lo sorprende y lo deguella con su sable. Todo es registrado por Bentley, que consigue hacer conocido a su héroe Lawrence. Ya antes de irse, Bentley entrevista a Lawrence y le hace 2 preguntas: «¿Que aguardan lograr los beduinos de la guerra?», y «¿por qué razón le agrada a Lawrence el desierto»?. Las respuestas: «Esperan lograr su libertad, y voy a dársela», y «el desierto es limpio».


El invierno se acerca y Auda busca un botín venerable ya antes de retirarse. Este le llega en forma de un tren de transporte de caballos. Tras la emboscada, Auda consigue un precioso ejemplar y una abundante caballada. Auda se retira satisfecho, dejando a Lawrence con el jerife Alí y veinte guerreros para continuar la guerra. El coronel Brighton retorna a El Cairo con los vehículos blindados.


Lawrence y el jerife Alí prosiguen con las emboscadas a los trenes turcos, mas por un desatiendo, Farraj queda malherido al perder un detonador entre sus ropas. Lawrence se ve forzado a matarlo, a fin de que no caiga en manos turcas, que lo torturarían hasta la muerte.


Más tarde, perjudicado por una crisis inquieta, discute con Alí y decide ir a explorar la urbe de Daraa, situada a solo cien quilómetros de Damasco. El leal jerife lo acompaña.Los dos hombres son detenidos por una patrulla liderada por un sargento turco (Fernando Sancho), que andaba en pos de hombres para el bey de la urbe (José Ferrer). El sargento despide a Alí y se lleva a Lawrence frente a la presencia del bey. Allá es elegido, semidesnudado y acariciado por el gobernante turco. Lawrence, al ver la lascivia en sus ojos, lo golpea en el estómago. El bey se recobra y ordena golpearlo. Pasan las horas, y el jerife Alí espera inquieto en las cercanías del cuartel. Por último, se abre una puerta y el cuerpo de Lawrence dará al lodo del callejón. Alí lo recoge y lo lleva de vuelta con los suyos.


Después de pasar unos días en un estado de alteración, Lawrence se recobra y le comunica a Alí que abandona la campaña, que desea llevar una vida normal, pues desea ser una persona ordinaria y no una persona inusual. Le solicita al jerife que se haga cargo del resto del conjunto de guerreros. «Confíen solo en su gente», les afirma a todos.


Ya en la ciudad de El Cairo, Lawrence es llamado a una entrevista con el general Allenby. Al entrar a su despacho se halla con el príncipe Faysal, el general Allenby, el coronel Brighton, y el funcionario Dreyden. El príncipe lo saluda con aprecio y se retira expresando «su preocupación por el tratado». Lawrence pregunta de que tratado se charlaba. Dreyden le explica el pacto Sykes-Picot, que consideraba el reparto entre Inglaterra y Francia, del Imperio Otomano, incluida Arabia, tras la guerra; y después se retira. El general Allenby le afirma a Lawrence que lo precisa para su próxima ofensiva contra Damasco, lo que provoca la saña de Lawrence, que ya no desea saber nada de la guerra. Por último, admite, mas solicita mucho dinero para poder formar de nuevo un ejército beduino. El general Allenby accede.


Lawrence reúne de nuevo al jerife Alí y a Auda ibu Tayi. Al llegar al punto de asamblea, se les une de nuevo el cronista Bentley. El jerife Alí nota que Lawrence está rodeado de inciertos personajes a los que Lawrence llama sus guardaespaldas, realmente, mercenarios.


La ofensiva a Damasco prosigue y las tropas turcas se retiran en desorden. En su camino cara la urbe, las tropas beduinas llegan a un pueblo asolado por una brigada de soldados turcos en retirada, quienes han asesinado a sus habitantes, incluyendo mujeres y pequeños. Uno de los guerreros se lanza al galope con su sable en alto contra los soldados turcos, y es acribillado por ellos, provocando la ira y el deseo de venganza del resto. Era el pueblo del caballista asesinado. Poquito a poco, los guerreros beduinos se marchan lanzando al ataque, y por último Lawrence ordena a todos a agredir «sin tomar prisioneros», lo que provoca un ataque en masa y una matanza general, a la que se aúna, sin control sobre sus acciones. Por último, la columna beduina prosigue su camino a Damasco, dejando atrás a miles y miles de soldados turcos fallecidos.


Llegan a Damasco, un par de días ya antes que las tropas del general Allenby. Lawrence reúne a todos y cada uno de los jefes tribales y les anuncia que ahora son una parte del Concejo Árabe, una forma de gobierno, en la que las diferentes tribus se van a hacer cargo del funcionamiento de Damasco. Esto es una labor imposible, eminentemente por puro desconocimiento técnico, y pronto la urbe empieza a decaer.


El general Allenby, ya instalado en Damasco, deja que las circunstancias prosigan, sin intervenir. Llegado el instante, todos y cada uno de los jefes beduinos, incluidos el jerife Alí y Auda ibu Tayi, empiezan a desamparar la urbe, y con ellos el sueño de un estado árabe. El general Allenby acepta el control de la urbe, y todo queda bajo el poder británico.


En una última asamblea, con la presencia del príncipe Faysal, el general Allenby, Brighton y Dreyden, un desilusionado Lawrence es ascendido a coronel. Al consultar porqué, el general Allenby le responde que de esa forma conseguirá un camarote propio en su viaje de regreso a Inglaterra.


La última escena muestra a Lawrence conducido en un vehículo militar, camino a casa.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

INFORMACION COMPLEMENTARIA: Hoy en día, las películas se pueden alquilar, comprar, descargar o ver online en estos formatos: xvid, divx, mp4, h264, flv, mkv, avi, wmv, mov, dvdy blu-ray (2D/3D). Y, en calidad: full HD, 720p, micro1080p, 4k (original/vose). Y, en plataformas tan diversas como: torrent o cuentas premium en Netflix, HBO GO u otros servicios streaming. En cualquier caso, hay que tener en cuenta las leyes de propiedad intelectual y los derechos de autor.


mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


WIKI

  PELICULAS (Wikinfo) 

WIKI   BUSCADOR PELICULAS    

 

USUARIOS:

Hay 13 invitados y ningún miembro en línea

muebles, jardin y hogar

peliculas, cine y television

 

WEBs RELACIONADAS:

 peliculas, cine y television

Está aquí: Inicio > [ PELICULAS (WIKINFO) ] > ıllı Película Lawrence de Arabia

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas