ıllı Portal sobre Películas, Cine y Televisión (2018)

Portal wikinfo sobre peliculas, sinopsis, tráiler, estreno, actores y personajes. Noticias, Críticas y Comentarios

 !Selecciona tu Idioma!

Las Mejores Películas de todos los Géneros:

ıllı Película La última aventura del Gandul

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

peliculas, cine y television

salud  La última aventura del Gandul 


La última aventura del Gandul es una película de género reportaje del año dos mil dieciseis dirigida por Tomás Cimadevilla que cuenta el naufragio del velero catamaránGandul, a lo largo de una travesía del Caribe con destino a Punta Umbría (Provincia de Huelva), al sudoeste de España con escala en las Azores; y el rescate de sus 2 tripulantes. Ya antes de llegar al archipiélago portugués, la embarcación padeció la ruptura del timón a lo largo de la noche del cinco al seis de mayo de dos mil quince, debido a un temporal en la zona con vientos de hasta ciento cincuenta quilómetros por hora y olas de más de diez metros, siendo precisa la intervención de la Fuerza Aérea Portuguesa y otras unidades de rescate que, no obstante, no pudieron eludir la muerte de una pequeña francesa en otro de los naufragios que padeció un velero afín al Gandul.


Fueron escenarios del reportaje diferentes puntos de España, Islas Canarias, Argentina, C. Verde, el Caribe y el Océano Atlántico.


La película se estrenó el cuatro de abril de dos mil diecisiete en San Sebastián, contando con la presencia de Tomás Cimadevilla, directivo del filme y de múltiples de los nautas que aparecieron en exactamente el mismo.


El reportaje asimismo ahonda sobre la situación de humillación de los océanos por la polución, la acumulación de plásticos y la sobrepesca.


Gracias a los tripulantes del catamarán “Gandul” vamos a poder aprender desde cierto punto de vista novato y de modo educativo cuales son las tareas a bordo de un navío de estas peculiaridades, de qué forma se reparten las funciones o bien qué se requiere para efectuar una travesía trasoceánica. Mas sobre todo pretendemos pesquisar qué impulsa a la gente a lanzarse al mar, que procuran en él, por qué razón sienten esa necesidad vital de explorar un planeta ignoto, tan enorme y limitado al tiempo. Solo el ansia de vivir la naturaleza en su totalidad y la libertad absoluta pese a los riesgos que encierra el mar, explica el ahínco y sufrimiento de los nautas como comprobaremos merced a las sorprendentes imágenes de naufragios y rescates en altamar, como de los testimonios de quienes los han vivido.


Tanto en los navíos de nuestros protagonistas como en Canarias, C. Verde, la costa sur de Argentina, el océano Antártico y el Caribe vamos a entrar en contacto con personajes de diferentes nacionalidades que nos explican por qué razón han escogido esta vida y de qué forma viven de ello. En frente de la creencia extendida de que el planeta de la navegación a candela es reducido y elitista, la película nos enseña un cosmos poblado de idealistas y activistas que persiguen un sueño, una vida mejor distanciada del materialismo y la alienación de nuestra sociedad.


El reportaje trata además de esto otros temas de actualidad como el rescate en altamar de navíos y pateras y el tráfico de humanos, como el alarmante deterioro de los océanos, algo que viene siendo denunciado desde hace muchos años por los amantes del mar. Viajamos al País Vasco, Murcia, Andalucía, Valencia y la capital de España donde hallamos otros personajes que nos narran sus sorprendentes experiencias. Escritores-nautas como Julio Villar, Alberto Vázquez-Figueroa o bien Luis Delgado nos adentran en el cosmos literario del mar; el constructor de navíos y nauta Xabi Agote, nos enseña su astillero donde reconstruye una nao del siglo XVI y nos contagia su pasión por el mar; mujeres nautas como Esperanza Pérez que nos cuenta su travesía en solitario por el Atlántico; la argentina Claudia Rosselló que padeció un ciclón a bordo de su navío, el “Ulises”, construido por su marido Rodolfo Otero, quien asevera que el velero le salvó la vida; el vasco Santiago González Zunzundegui cuenta su viaje familiar a lo largo del globo a lo largo de diecisiete años; por último el radioaficionado Rafael de Castillo y el médico Fernando Muñoz nos charlan sobre rescates en altamar por medio de sus experiencias.


El reportaje contó con la cooperación de instituciones de prestigio como el Museo Naval de Cartagena, el Museo de Arqueología Subacuática de Cartagena, la Fábrica Marítima Vasca Albaola de San Sebastián y el Instituto Social de la Marina, entidad de la que dependen los navíos centro de salud “Esperanza del Mar” y “Juan de la Cosa”.


En noviembre de dos mil catorce un conjunto de amigos con escasos conocimientos en náutica se embarcan a bordo del “Gandul”, catamarán conducido por el experimentado nauta argentino Gustavo Díaz y su compañera, la de España Begoña Filloy, con la pretensión de atravesar el Atlántico. Parten del puerto de Las Palmas de Gran Canaria y van a llegar cinco semanas después a la isla caribeña de Barbados tras hacer escala en el archipiélago africano de C. Verde.


Por su parte, el nauta y ex- regatista alicantino Cocua Ripoll llevaba ya unos meses navegando por las costas del sur de Argentina y el océano Antártico en su velero, el “Archibald”.


La singladura del “Gandul” transcurrió sin mayores percances durante toda la travesía y llegaron a Barbados sin mayores incidentes. Los tripulantes eventuales se volvieron a España al tiempo que Gustavo y Begoña se quedaban en el Caribe para percibir turistas a lo largo de la época de invierno.


Mientras tanto el “Archibald” había remontado la costa brasileira en dirección norte. Pasada la semana santa coincidieron las dos embarcaciones en el Caribe. A inicios de mayo el “Gandul” emprendió el recorrido de vuelta a España; Cocua partiría unos días después.


El regreso del “Gandul” se iría complicando conforme se aproximaban a su destino, pasaban los días y los partes meteorológicos no auguraban nada bueno. A cuatrocientos millas de las Islas Turbes se formó una tormenta que levantó olas de diez metros y vientos de ciento veinte nudos. El timón se rompió y también hizo inmanejable la nave; el mayday no se hizo aguardar. El ocho de mayo, tras doce horas a la deriva procurando arreglar el timón, Begoña y Gustavo debieron ser socorridos por un carguero de bandera turca. El catamarán no resistió el embiste del enorme navío al procurar salvarlos y se hundió irremisiblemente.Difícilmente los tripulantes del catamarán fueron alzados a la nave. Ese día se generaron otros 4 rescates de navíos de distintas nacionalidades.


El “Archibald” navegaba unos cientos y cientos de millas más atrás cuando perdió el contacto por radio con el “Gandul”. Logró eludir la tempestad por unos días. Al fin, su llegada al puerto de Alicante a mediados de junio fue festejada por los suyos prácticamente con exactamente la misma emoción con la que familiares y amigos recibieron a Gustavo y Begoña en el aeropuerto de Barajas. La pesadilla del naufragio solo era un mal recuerdo.


Según narra el propio Cimadevilla., un conjunto de pasajeros (entre aquéllos que mismo y otros miembros del equipo de rodaje se hallaban) embarcaron en el Gandul en las Islas Canarias con destino a Barbados en el mes de noviembre de dos mil catorce. Para el catamarán, que llevaba mucho tiempo sin navegar en altamar, este recorrido serviría de rodaje para la pretensión de su capitán, Gustavo Díaz Melogno, de dar la vuelta al planeta.


Según el directivo, la casualidad tuvo un esencial papel en la existencia de la película, pues Antonio y Gonzalo Cordero (productores del reportaje y amigos de Cimadevilla) tienen una agencia de viajes de aventura y acostumbraban a planear algún viaje de manera regular. Los Cordero conocían a Gustavo Díaz, capitán del Gandul, que les charló de su empresa de dar la vuelta al planeta y que deseaba cruzar el Atlántico para rodar el velero y les invitó a unirse al recorrido. Así, al dedicarse los tripulantes de la travesía al planeta de la filma, disponían de un cierto equipo para rodar a lo largo del viaje, si bien ignoraban la relevancia que tendrían esas grabaciones en el siguiente reportaje.


El recorrido de ida parte desde la localidad onubense de Punta Umbría, con Gustavo Díaz y Begoña Filloy como tripulantes. Es en Las Palmas de Gran Canaria donde embarca el resto de la tripulación destino a Barbados con escala en C. Verde. El recorrido trasoceánico transcurrió sin incidentes destacables y asimismo se efectuó una lenta y bonita travesía por las Antillas (Martinica, Dominica, Marie Galante, Guadalupe, Vieja y Barbuda y Saint Martin).


El hundimiento del Gandul se generó en el viaje de vuelta, ya como Gustavo Díaz y Begoña Filloy como únicos tripulantes del catamarán (el resto de nautas del recorrido de ida retornarían a España en aeroplano). Partieron de las Islas Bermudas el veintitres de abril de dos mil quince, con destino España con escala en las Islas Turbes. Una sucesión de borrascas los va a acompañar desde exactamente el mismo comienzo de esta travesía. A principios demayo la borrasca mostró su cara menos afable, las olas se encresparon, y los golpes a bordo aumentaron. Sobre las 23:00 del cinco de mayo una barrenada violenta, que superó los veinticinco nudos, dejó el navío atravesado a las olas. Se había roto el timón. Los tripulantes procuraron montar un timón de fortuna, mas el sistema estaba muy estropeado. Los trabajos se retardan, y comprueban que solo servirían para conseguir un timón que funcionaría en condiciones convenientes. Frente al peligro enormemente probable de vuelco en un mar con olas de más de diez metros y vientos por instantes liberados sobre los sesenta nudos, deciden que ha llegado el momento de pedir rescate. Activan la radiobaliza de urgencia y lanzan un mayday por radio (ese día los servicios de rescate ordenados desde Ponta Delgada -Turbes- se ven desbordados, con 4 yates naufragados, entre aquéllos que por desgracia una pequeña de 6 años perdería la vida, por hipotermia, tras una noche abrazada a su padre hasta el momento en que lograron salvarlos de las aguas).


Un porta-contenedores turco, el Cafer Dede, responde al mayday del Gandul y en unas horas llega a la zona. En esas condiciones de mar y viento, la maniobra de rescate en sí resulta sumamente peligrosa, y el Gandul queda destrozado a la primera aproximación.


Es el final. La última aventura del Gandul, que unos meses después llegaría a los cines. A las 17:00 del seis de mayo de dos mil quince, los tripulantes son salvados . los restos del catamarán -partido en 2, desaparejado y también irremediablemente perdido- quedan por siempre hundidos en el océano.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

INFORMACION COMPLEMENTARIA: Hoy en día, las películas se pueden alquilar, comprar, descargar o ver online en estos formatos: xvid, divx, mp4, h264, flv, mkv, avi, wmv, mov, dvdy blu-ray (2D/3D). Y, en calidad: full HD, 720p, micro1080p, 4k (original/vose). Y, en plataformas tan diversas como: torrent o cuentas premium en Netflix, HBO GO u otros servicios streaming. En cualquier caso, hay que tener en cuenta las leyes de propiedad intelectual y los derechos de autor.


mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


WIKI

  PELICULAS (Wikinfo) 

WIKI   BUSCADOR PELICULAS    

 

USUARIOS:

Hay 40 invitados y ningún miembro en línea

muebles, jardin y hogar

peliculas, cine y television

 

WEBs RELACIONADAS:

 peliculas, cine y television

Está aquí: Inicio > [ PELICULAS (WIKINFO) ] > ıllı Película La última aventura del Gandul

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas