ıllı Portal sobre Películas, Cine y Televisión (2018)

Portal wikinfo sobre peliculas, sinopsis, tráiler, estreno, actores y personajes. Noticias, Críticas y Comentarios

 !Selecciona tu Idioma!

Las Mejores Películas de todos los Géneros:

ıllı Película La coronación de Eduardo VII (1902)

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

peliculas, cine y television

salud  La coronación de Eduardo VII (1902) 


Para el acontecimiento histórico, véase Coronación de Eduardo VII del R. Unido y Alejandra de Dinamarca.

La coronación de Eduardo VII (en inglés: The Coronation of Edward VII, Reproduction, Coronation Ceremonies, King Edward VII y Coronation of King Edward) es un corto de mil novecientos dos dirigido por Georges Méliès y producido por Hables Urban, y que simula sumariamente la liturgia de coronación de los reyes Eduardo VII del R. Unido y Alejandra de Dinamarca, producido ya antes de la coronación real, y lanzado exactamente el mismo día.


Urban, tras un intento errado de conseguir permiso para grabar la liturgia real, encargó a Méliès dirigir la versión simulada. La película, efectuada al aire libre con un decorado pintado, se planificó como una reproducción realista (si bien muy condensada) de la coronación; Urban estudió múltiples detalles sobre la liturgia en Inglaterra, mientras que Méliès, en su estudio francés, escogió a sus actores basándose en sus similitudes con los dignatarios que protagonizarían la liturgia. La película fue completada a tiempo para la coronación, mas entonces que Eduardo cayese enfermo, tanto el acontecimiento real como el lanzamiento de la película fueron postergados.


La película se estrenó en el Día de la Coronación con enorme éxito en G. Bretaña y otros lugares, si bien por lo menos un cronista criticó fuertemente a Urban y Méliès por falsificar la liturgia. Conforme los informes, el propio rey Eduardo estaba encantado con la película, y prosigue siendo una de las obras mejor recibidas de Méliès.


La monarca reinante del R. Unido, la reina Victoria, murió el veintidos de enero de mil novecientos uno, en cuyo instante su hijo mayor, Alberto Eduardo, Príncipe de Gales, se transformó en el rey Eduardo VII. La liturgia de coronación para Eduardo y su esposa Alejandra, con quien se había casado en mil ochocientos sesenta y tres, fue programada para el veintiseis de junio de mil novecientos dos.


El cineasta francés Méliès ya había conseguido la aclamación con sus renovadoras películas La Cenicienta (mil ochocientos noventa y nueve) y Juana de Arco (mil novecientos), y en el verano de mil novecientos dos estaba finalizando su trabajo en lo que sería su mayor éxito, Viaje a la Luna. Ya había grabado múltiples "noticiarios reconstruidos", representaciones representadas de acontecimientos actuales, y el año mil novecientos dos marcó sus 3 últimos trabajos en el género: La catástrofe de la Martinica, La Catástrofe del globo "Le Pax", y el último y más complejo de todos, La coronación de Eduardo VII.


Urban, un empresario estadounidense, había venido a Londres como agente de Thomas Edison, mas se había separado de Edison en mil ochocientos noventa y siete para transformarse en el directivo de Warwick Trading Company. Urban fue el representante en la ciudad de Londres de Star Largo Company a lo largo del periodo más provechoso de Méliès, y asimismo, esporádicamente, distribuyó las películas de Méliès en USA mediante Biograph Company.

Eduardo VII y Alejandra de Dinamarca en sus túnicas de coronación.
Fotografía, nueve de agosto, mil novecientos dos.

Urban estaba deseoso por grabar la coronación real, mas se le negó el permiso; aun si se hubiese dado, la Abadía de Westminster habría sido demasiado obscura para grabar, y la cámara habría sido problemáticamente estruendosa. Méliès y Urban decidieron grabar una simulación por etapas del evento; se acordó que Méliès dirigiría la película en su estudio en Montreuil, Seine-Saint-Denis, al tiempo que Urban encargaría y financiaría el proyecto.


Inicialmente, Méliès consideró la posibilidad de grabar la liturgia en el estilo teatral con descaro artificial que acostumbraba a usar para sus películas de fantasía: inclusive una idea, supuestamente sugerida por Méliès a Urban en una carta, hubiese sido que la reina Victoria, últimamente fallecida, apareciese en una visión. No obstante, Urban tenía la pretensión de una visión más realista de la liturgia por venir. En una carta fechada el veintiseis de mayo, escribió a Méliès:


Urban consiguió una descripción detallada de los rituales de la liturgia por la parte del oficial del protocolo real y se la pasó a Méliès, como ciertas fotografías de la Abadía y múltiples consejos, semejantes como:


Urban asimismo visitó Montreuil a lo largo de la producción para contrastar el trabajo, y también insistió en que se usara su cámara para grabar. Conforme sus recuerdos al final de su vida, el vanguardista del cine británico George Albert Smith, un colega de Urban, viajó al estudio de Méliès para operar la cámara.


La película condensó las múltiples horas de la liturgia en un sola toma de 6 minutos que englobó los instantes más esenciales. La producción empleó unos cuarenta actores en suma, escogidos por su semejanza con las figuras que retrataron: la reina Alejandra fue interpretada por una actriz del Teatro del Châtelet, y el rey Eduardo por un asistente del lavadero que después repitió su papel real en El túnel bajo el Canal de La mancha de mil novecientos siete. Asimismo apareció el sobrino de Méliès, Paul, como el asistente que lleva la espada ritual del rey.


Méliès, que pudo haber viajado a la Abadía de Westminster para investigar el sitio de la película, diseñó y edificó un elaborado conjunto de trampantojos, para enseñar el crucero norte de la Abadía desde la perspectiva del cruce de la nave. Redujo las proporciones para amoldarse al ancho de la lente libre para él; no obstante, el set terminado era todavía demasiado grande para su estudio, y por consiguiente se instaló al aire libre, contra la pared de su jardín en Montreuil. Méliès, que jamás perdió la escenografía, volvió a utilizar los tronos y sillones construidos para el set en numerosas películas siguientes, como El túnel bajo el Canal de La mancha y El palacio de las mil y una noches. Méliès grabó 2 tomas de la coronación, una para distribución británica por Warwick y otra para distribución estadounidense por la Biograph Company; a lo largo del proceso de edición, intercambió las terminaciones de las 2 tomas, seguramente para otorgar a los televidentes británicos la versión más precisa posible de la liturgia. Después, cuando su estudio estableció una oficina estadounidense, Méliès reanudó la práctica de grabar 2 negativos simultáneamente, uno para los mercados nacionales y otro para los derechos de autor en la ciudad de Nueva York.

Fotograma del filme.

La película se completó el veintiuno de junio, a tiempo para la liturgia programada el día veintiseis. No obstante, el día veinticuatro, Eduardo fue diagnosticado con apendicitis, enfermedad que en la temporada tenía una alta tasa de mortalidad, y las operaciones para ella no eran de empleo común, mas que merced a la cirugía con técnicas de anestesia y antisepsia últimamente desarrolladas era posible. Frederick Treves, con el apoyo de Joseph Lister, trató de manera exitosa la enfermedad usando el procedimiento entonces poco usual de drenaje del absceso mediante una incisión, y la salud de Eduardo mejoró sensiblemente al día después. Con el rey recuperándose satisfactoriamente, la coronación se trasladó al nueve de agosto.


La película se postergó en consecuencia, y se estrenó en la noche del Día de la Coronación en el Alhambra Theatre de la ciudad de Londres. Urban instaló una cámara en la coronación real para apresar la llegada y salida de los carruajes ya antes y tras la liturgia, y añadió estas tomas al comienzo y al final de la película de Méliès para acrecentar su verosimilitud. Estas imágenes se alardean perdidas hoy en día, si bien ciertas de estos fotogramas se conservan en el Fichero Nacional de BFI en la ciudad de Londres. Debido a la cansada restauración de Eduardo de su operación, ciertas unas partes de la liturgia que se muestran en la película fueron omitidas en la coronación real.


A diferencia de la mayor parte de las películas de Méliès, La coronación de Eduardo VII no se promocionó en los catálogos de Star Largometraje Company, mas fue vendida por Urban en su Warwick Trading Company, como por Biograph Company bajo títulos alternativos, publicitándose como una simulación por etapas del acontecimiento. Fue admitido como tal por el público, si bien un escritor en el diario ilustrado francés Le Petit Bleu criticó fuertemente la película por ser artificial:


La película fue un éxito popular inmediato, pasando desde ser cabeza de cartel en la Alhambra a través del circuito de los salones de música del Empire Palace de Inglaterra, y de ahí a su distribución en el mundo entero. En USA, donde la película estuvo libre unos días después de la liturgia, el showman Lyman H. Howe la exhibió así como otras imágenes de la ciudad de Londres y del desfile del Día de la Coronación para crear una presentación larga y realmente bien recibida. Un crítico estadounidense comentó:


Méliès empleó su una parte de las notables ganancias de La coronación de Eduardo VII para generar 2 películas primordiales auxiliares exactamente el mismo año: Las aventuras de Robinson Crusoe y El viaje de Gulliver a Lilliput y al país de los gigantes.


En dificultad y fama, La coronación de Eduardo VII prosigue siendo el segundo noticiarios cinematográficos de Méliès, después del docudrama El caso Dreyfus de mil ochocientos noventa y nueve. En sus estudios de Méliès, John Frazer comentó apreciativamente sobre la "dignidad y moderación" de la película, y Elizabeth Ezra resaltó la "interacción entre fantasía y realismo" de la película que invita a "los espectadores a cuestionar la distinción entre 2 modos representativos". Unos días tras la coronación, la película se proyectó para el propio Eduardo VII, quien halló el filme cautivador. Conforme los informes, comentó: "¡Muchas felicitaciones! ¡Esto es magnífico! Qué fantástico aparato es el cine. Se ha encontrado una forma de registrar aun las unas partes de la liturgia que no tuvieron sitio".


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

INFORMACION COMPLEMENTARIA: Hoy en día, las películas se pueden alquilar, comprar, descargar o ver online en estos formatos: xvid, divx, mp4, h264, flv, mkv, avi, wmv, mov, dvdy blu-ray (2D/3D). Y, en calidad: full HD, 720p, micro1080p, 4k (original/vose). Y, en plataformas tan diversas como: torrent o cuentas premium en Netflix, HBO GO u otros servicios streaming. En cualquier caso, hay que tener en cuenta las leyes de propiedad intelectual y los derechos de autor.


mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


WIKI

  PELICULAS (Wikinfo) 

WIKI   BUSCADOR PELICULAS    

 

USUARIOS:

Hay 183 invitados y ningún miembro en línea

muebles, jardin y hogar

peliculas, cine y television

 

WEBs RELACIONADAS:

 peliculas, cine y television

Está aquí: Inicio > [ PELICULAS (WIKINFO) ] > ıllı Película La coronación de Eduardo VII (1902)

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas